Blog de Abogados G&H

Extinción de uso del domicilio conyugal, al alcanzar el hijo la mayoría de edad.

Publicado en

Hasta hace poco, respecto al uso del domicilio conyugal en los procesos de familia, era evidente que cuando en un proceso de divorcio la guarda y custodia se le adjudica a unos de los progenitores, el uso y disfrute del domicilio conyugal por norma se le adjudicaba a los menores hasta su independencia económica.

Ese uso al menor hasta su independencia económica, va cambiado jurisprudencialmente poco a poco, al alcanzar la mayoría de edad, tal y como se puede ver en la Sentencia del Supremo de fecha 30 de marzo del 2012, distinguiendo el uso cuando es menor de edad y cuando es mayor de edad.

La doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo, distingue los dos párrafos del Art. 96 CC en relación a la atribución de la vivienda que constituye el domicilio familiar cuando los hijos sean mayores de edad. Dice que en el primer párrafo se atribuye el uso de la vivienda a los hijos "como concreción del principio favor filii", pero que cuando sean mayores de edad, rigen otras reglas.

Así se dice: "Como primer argumento a favor del criterio contrario a extender la protección del menor que depara el Art. 96.1º CC más allá de la fecha en que alcance la mayoría de edad se encuentra la propia diferencia de tratamiento legal que reciben unos y otros hijos.

Así, mientras la protección y asistencia debida a los hijos menores es incondicional y deriva directamente del mandato constitucional, no ocurre igual en el caso de los mayores, a salvo de una Ley que así lo establezca. Este distinto tratamiento legal ha llevado a un sector de la doctrina menor a declarar extinguido el derecho de uso de la vivienda, adjudicado al hijo menor en atención a esa minoría de edad, una vez alcanzada la mayoría, entendiendo que el Art. 96 CC no depara la misma protección a los mayores.

Como segundo argumento contrario a extender la protección del menor que depara el Art. 96.1º CC más allá de la fecha en que alcance la mayoría debe añadirse que tampoco cabe vincular el derecho de uso de la vivienda familiar con la prestación alimenticia prevista en el Art. 93.2 CC , respecto de los hijos mayores que convivan en el domicilio familiar y carezcan de ingresos propios.

A diferencia de lo que ocurre con los hijos menores, la prestación alimenticia a favor de los mayores contemplada en el citado precepto, la cual comprende el derecho de habitación, ha de fijarse (por expresa remisión legal) conforme a lo dispuesto en los Arts. 142 y siguientes del CC que regulan los alimentos entre parientes, y admite su satisfacción de dos maneras distintas, bien incluyendo a la hora de cuantificarla la cantidad indispensable para habitación o bien, recibiendo y manteniendo en su propia casa al que tiene derecho a ellos.

Que la prestación alimenticia y de habitación a favor del hijo mayor aparezca desvinculada del derecho a usar la vivienda familiar mientras sea menor de edad, se traduce en que, una vez alcanzada la mayoría de edad, la subsistencia de la necesidad de habitación del hijo no resulte factor determinante para adjudicarle el uso de aquella, puesto que dicha necesidad del mayor de edad habrá de ser satisfecha a la luz de los Arts. 142 y siguientes del CC ,

En definitiva, ningún alimentista mayor de edad, cuyo derecho se regule conforme a lo dispuesto en los Arts. 142 y siguientes del Código Civil , tiene derecho a obtener parte de los alimentos que precise mediante la atribución del uso de la vivienda familiar con exclusión del progenitor con el que no haya elegido convivir. En dicha tesitura, la atribución del uso de la vivienda familiar ha de hacerse al margen de lo dicho sobre los alimentos que reciba el hijo o los hijos mayores, y por tanto, única y exclusivamente a tenor, no del párrafo 1º sino del párrafo 3º del artículo 96 CC , según el cual «No habiendo hijos, podrá acordarse de que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponde al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Por lo tanto, tal y como indica la sentencia que comentamos, la atribución del uso del domicilio conyugal a los hijos menores de edad, puede que con la mayoría de edad se extinga dicho uso, por lo que el otro progenitor puede reclamar dicho uso alternativamente hasta la liquidación de gananciales, extinguir el condominio si fuera el caso o reclamar la propiedad para su uso si fuera titular.

Si lo desea nuestro bufete García & Herraiz Abogados le podemos asesorar sobre este asunto, pídanos una cita, la consulta es gratuita.

Etiquetado en: Derecho de Familia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle la localización de nuestras oficinas y hacer un seguimiento analítico de las visitas. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Ver política de cookies